Campaña de sensibilización “El carrer no és un cendrer”

Están por todas partes, pero ni siquiera nos damos cuenta. Hablamos de las colillas, un residuo muy nocivo tanto para el medio ambiente como para la salud de las personas. Andròmines quería concienciar sobre la necesidad de no tirarlas al espacio público y, con este objetivo, nos solicitó una campaña de sensibilización que concluiría con una recogida masiva de colillas: la “burillató”.

Cliente:

Associació Social Andròmines

Lloc web

2019

Desde l’Apòstrof concebimos una campaña integral que estaba dividida en 3 fases: reflexión, información y acción. Comenzamos con la ideación del lema “El carrer no és un cendrer” (“la calle no es un cenicero”, en castellano) y de diversos mensajes para concienciar a la población. También nos encargamos de la imagen gráfica.

En paralelo, ideamos y desarrollamos el plan de comunicación de la campaña y diseñamos la estrategia de redes sociales y de medios, ejecutando las tareas de gabinete de prensa y haciendo difusión a través de redes tanto de la preparación previa como de la recogida masiva.

¿El resultado? Aunque el evento tuvo lugar en una tarde de lluvia y frío, casi una treintena de vecinos y vecinas consiguieron recoger más de 15.000 colillas, que se destinarán a la investigación sobre cómo limpiar y reutilizar este material.

Campanya de comunicació i sensibilització - El carrer no és un cendrer
Campanya: Cada burilla que llences triga 10 anys a desaparèixer